Aprendí cómo dejar de sufrir


Hace tan solo 5 años yo estaba separada, 6 años sin pareja, con terrible miedo a enamorarme y  con 3 hijos, de ellos 2 adolescentes que, en mi opinión, andaban por "mal camino" y decían odiarme profundamente. Necesitaba irme a menudo de casa durante unos días para "recuperarme" y al momento de volver a casa el stress y el miedo a que les ocurriera algo se apoderaba de mí. Me parecía que lo peor ya estaba ocurriendo: con 13 y 15 años no había forma de que estudiaran, se escapaban, me culpaban de todo. Mis intentos de controlar la situación eran cada vez más en vano y parecían empeorar las cosas en lugar de mejorarlas. La relación con mi ex-marido estaba impregnada de resentimientos y no había forma de llegar a acuerdos sobre nuestras hijas. Estaba desesperada y me sentía sola e impotente. Sentía, simplemente, que era demasiado para mí, que no podía mas.

Había llegado a mis manos el libro "Amar lo Que Es" que describía un proceso para cuestionar los pensamientos con 4 preguntas y varias inversiones y, tras la experiencia de un taller de fín de semana en Madrid, decidí irme a EEUU a conocer a Katie y a experimentar The Work. Allí me dí cuenta de que había encontrado la herramienta que yo necesitaba. Decidí dejar en paz a mi familia y entregarme completamente a cuestionar mi pensamiento, siguiendo las indicaciones de Katie: estudié inglés, me fui al Turnaround House, un programa de 28 días y entré en el proceso de certificación o proceso de profundización en The Work. He dedicado los últimos años a ello: a identificar los pensamientos que se escondían tras mi malestar y a cuestionarlos con las 4 preguntas y las inversiones. Los cambios ocurridos desde entonces tanto en mi forma de ver las cosas como en mis relaciones a menudo me parecen milagrosos.

Hacer The Work "cambia mis ojos" y me ha devuelto el amor de mi familia. Puedo ver ahora cómo muchos conflictos que yo percibía "sin salida" han desaparecido. Ya no necesito irme a ningún sitio "para recuperarme". Vivo feliz y en paz con mis hijos, confío en ellos y en la vida y me siento conectada a ellos y a mí misma como nunca. Me siento en paz con mi ex-marido y perdí el miedo a abrirme al amor de nuevo. Puedo decir ahora que he vivido en estos años un gran gran amor, posible, sin duda, gracias a este Trabajo. También la vida ha querido que él dejara el cuerpo hace poco, por un cáncer de estómago. Este Trabajo me permitió estar presente, al máximo con él, vivirle, sentirle, acompañarle hasta el último momento, disfrutar de él hasta el último segundo.

He aprendido a escuchar lo que me dicen las personas cercanas a mí. The Work me hace respetar más y más a los demás, dejarles vivir, vivir en paz con mis seres amados y tomar todo lo que la vida tiene para mí. Es la herramienta que me permite, día a día, romper los patrones que se repetían una y otra vez. Y vivir la magia de la vida. Ante cada conflicto que aparece me descubro pensando: qué secreto se desvelará esta vez? Me encanta mi vida.

A menudo, hay personas que me dicen: pero, si "amas lo que es", entonces ¿todo está bien? ¿hay que permitir todo? Y yo suelo responder que, en mi experiencia, amar lo que es no significa ni mucho menos permitir lo que no me apetece. Es mas, soy mucho más directa y clara que antes y pongo muchos más límites que antes. Cuestionar mi pensamiento me permite comprender y responder de forma mucho más eficaz, sin stress.

Durante estos años la vida me ha puesto delante situaciones de todo tipo en las que practicar The Work. He experimentado este Trabajo en profundidad en relaciones conflictivas, asuntos de dinero y profesión, enfermedad y muerte. Sigo profundizando día a día y acompañando a personas de todo el mundo a cuestionar su pensamiento, a través de talleres, sesiones individuales y conferencias.